jueves, 12 de agosto de 2010

Esta noche...

Esta noche he podido dormir. Estaba en mi cama, como siempre, en la de siempre, con esas sábanas limpias y lisas que reconozco hasta con la punta de los pies, ahogado de aire, abrumado por tanto espacio, sin calor, sin frío, sin sed, cómodo, solo…sin gracia, sin bromas, sin dejarte bajar los párpados, sin risas, sin secretos, sin descubrir sentimientos que jugaban al escondite, sin estar rodeados de roncos troncos, sin la complicidad de siempre, sin darnos algo que no buscábamos, sin miedo, sin dejarte de hablar, sin recordar otros momentos, sin desenmascararnos, sin tropezar, sin dejarte de escuchar, sin confidencias, sin besarnos con la mirada como habíamos hecho todo este tiempo sin ni siquiera saberlo…

Esta noche he podido dormir…y preferiría no haber podido, porque eso significaría que descansabas a mi lado jugando a no dejarme cerrar los ojos, pero sin embargo, sí a soñar.

1 comentario:

  1. Me gusta el cambio. Muy personal. Muy sincero. Sigue así, poeta ^^

    ResponderEliminar