martes, 8 de agosto de 2017

8 de Agosto

Estoy nervioso. No entiendo porque aún sigo poniéndome nervioso.

Hoy es ocho de agosto, el día en que conseguí dar un paso hacia adelante. Este es el único día en el que el miedo siempre pierde la batalla. El día en que todo vuelve a estar en su sitio, incluso las estrellas.

Es el día en que decidí que me arriesgaría a amar. El día en que decidí abrazarte sin miedo. Un día que se propició de forma natural y en el que supe por una vez que todo estaba bien.

Supongo que me da miedo no saber explicarme. O de no hacerlo de forma original. O quedarme sin palabras para hacerlo en todos estos años.



Pero a tu lado he aprendido muchísimas cosas:

He aprendido que no importa que no consiga expresarme, porque sé que tú me entenderás.

Que el tiempo vuela y nosotros con él.

Que aunque haga algo mal seguirás encontrando bondad en mi.


Que el camino lo vamos haciendo a medida que caminamos.

Que aunque estuviéramos heridos nos mantendríamos en pie el uno al otro.

Que no importa cuánto crezca porque seguirás haciéndome sentir un niño.

Que tienes el superpoder de hacerme viajar en el tiempo con cada parpadeo.

Que cuando la vida golpea nosotros tenemos que golpear más fuerte, con más ruido y con más palabrotas.

Que podemos besarnos sin los labios.

Que cuando me haces soñar es cuando sé que estoy despierto.

Que aunque estemos a oscuras no quiere decir que no estemos ahí. Te quiero. La prueba de ello está en esta frase ;)


Lo único que no sé aún es como consigues todo esto. Pero no me preocupo, tengo todo el tiempo del mundo para aprenderlo.

No son las palabras las que expresan nuestro amor, sino lo fuerte que aprietas mi mano cuando se acerca la hora de los lobos.

Y aunque aúllen en la oscuridad, nosotros brillaremos juntos.



lunes, 8 de agosto de 2016

8 de agosto

Hoy es ocho de agosto, y me gustaría empezar pidiéndote disculpas.

Disculpa mi torpeza y este mal comienzo. Sé que no es la primera vez que hago esto, pero a tu lado siempre siento que soy un aprendiz descubriendo el universo. Disculpa por este temblor de manos que me impiden escribir lo que mi interior quiere gritarte como un niño. Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero he aquí el secreto: tú ya las pusiste a salvo llevándome a las estrellas. Discúlpame si parezco nervioso, pero quiero hacer esto bien. Sé que entenderás lo importante que eres para mi.

Discúlpame por no saber expresar mi amor, pero...¿a que me has entendido a pesar de no explicarme bien? Nos pasa mucho y te pediría que me contaras cuál es el truco. Pero es magia pura, sin trucos, sin trampa ni cartón. Un milagro puramente cotidiano.


Dirás que exagero o que me esfuerzo pero - y discúlpame otra vez- siento que este beso sigue siendo como el primero.

Este es un beso muy especial. Porque es un beso que busca acariciar tu mirada. Un beso que te doy con mis palabras una vez al año. Pero ya sabes, aunque quisiera tener el corazón de un poeta, sé que no tengo sus latidos para transmitir tanta emoción.




Es como si te oyera. No quieres que me disculpe tanto porque deberíamos agradecer un año más este regalo. Y tienes razón.

Gracias por hacerme sentir tan amado. Por ayudarme a comprenderme, por soportarme, por compartir ideas y opiniones sin filtro alguno y aportarme tanto. Por ser auténtica. Por brillar con luz propia y bailar conmigo.

Porque cuando te escribo podría buscar grandes y hermosas palabras, pero ya me siento grande estando a tu lado.

Porque mientras duermo podría intentar soñarte, pero solo necesito un momento contigo para soñar.



El camino que llevamos no es corto pero no se compara con el que queda. Con cada paso crecemos juntos. A veces me veo torpe, tonto y a veces pisando donde es peligroso (a veces hasta creo que te piso sin querer, perdona), pero quiero hacerlo a tu lado. Nos vamos a caer multitud de veces y habrá muchos momentos terribles...algunos amigos vienen, otros se van para no volver, pero nuestro amor permanece. Quiero seguir sintiendo tu valor y tu fuerza cuando aprietas mi mano ante la oscuridad. Quiero pelear a tu lado. Tu valor por seguir luchando todos los días. Admirar tu fuerza cuando te levantas a pesar de que la vida golpea duramente.



Puede que no haya expresado lo que siento todo lo bien que quería, pero con este beso he hecho lo que más me apetecía.

Gritarlo al cielo y a las estrellas. Hacer eco a través del tiempo juntos.

Te amo.

lunes, 10 de agosto de 2015

8 de agosto

Nuestra historia se entrelaza más de lo que yo podía haber soñado jamás y comenzamos a bailar al son de un cálido tornado de aire hacia la lluvia de estrellas. Nuestras miradas se han centrado en el cielo y ahora queremos aprender a volar como el tiempo en el que navegamos. No solo compartir nuestra vida, sino el mismo camino al mismo sueño, nuestra dedicación y nuestras ilusiones.

El tiempo sigue corriendo a toda velocidad desde el fugaz beso de un 8 de agosto y parece que nada lo detiene. Los obstáculos no parecen hacerle daño, al contrario, se fortalece destruyendo los impedimentos, los fosos y las barreras. Cada parpadeo me lleva al siguiente año y a una nueva historia dándome el hilo para tejer nuestro destino. Finalmente el río de recuerdos desemboca en un remanso de paz donde los fragmentos de los momentos de nuestra historia brillan como una historia.

Brillan como un firmamento de historias de una misma historia. Buenos momentos que brillan y girarn en consonancia y armonía en el universo, y un negro pozo que intenta devorarlo todo. Entre esos millones de estrellas se puede entrever la oscuridad que intenta consumirlo todo, pero tu estrella resiste fuerte y deseo con todas mis fuerzas porque nunca se apague, porque es la que yo miro para guiarme en los caminos oscuros. Porque es la más pequeña, luminosa, natural, graciosa y sobre todo, la más misteriosa al girar al contrario de todas las demás. Porque de tanto luchar se ha vuelto la más fuerte.

Y con nuestra fuerza haremos que la insondable oscuridad solo sirva para que nuestra luz sea más intensa y llegue a todos los rincones del universo, como un eco de esperanza. Porque solo nos daríamos la espalda para cubrirnos el uno al otro.
Junto a ti quiero vivir todos los momentos de paz que nos brindará el destino como un regalo. 
 
Junto a ti yo quiero luchar todas las batallas si eso implica aferrar tu mano brillando en mitad de la oscuridad.

No temo a nada. No temo a la oscuridad.

Un beso nuestro es suficiente para crear millones de estrellas.




lunes, 11 de agosto de 2014

8 de agosto

No sé a donde me lleva este camino, solo sé que habla de nuestro futuro. No sé cual será la meta, ni cuales sus paradas, pero nos basta con volver la vista atrás para sentir que las huellas han marcado una historia que ni el mar ni el viento borrará. El tiempo ha dejado mijitas de recuerdos que nos relata como empezó todo y cómo comenzamos este viaje. Mijitas en el camino que nos sirven para encontrar un punto cuando nos perdemos en la noche y así volver a empezar.

Dicen que un camino no sabe lo que es si no se puede ver el final. Dicen que el destino de un viaje se basa en llegar a algún sitio para estar en un lugar mejor. Dicen que el sentido de un viaje es la meta, el final, el destino.

Este fantástico viaje rompe con todo lo que cualquiera podría imaginar. Rompe con todo lo establecido, todo lo corriente, todo lo sabido y conocido.

Porque lo que hace maravilloso este viaje no es su destino, ni su meta, ni si al final del camino hay luz u oscuridad, ni premios o castigos, ni un futuro mejor o peor.

El destino de este viaje, desde el momento de que dimos nuestro primer paso juntos, has sido y siempre serás tú. Porque eres la única que sabes hacerme volver cuando me pierdo en la oscuridad de la noche.

Porque no me importa a dónde me lleve este camino ni cuál es el final. Lo que hace maravilloso un viaje es quién lo comparte contigo. Y yo tengo a la mejor compañera de aventuras avanzando en un dirección que ni sabemos.

Pero da igual.

Lo único que importa es que caminas a mi lado.



miércoles, 6 de agosto de 2014

Protectores de la Tierra

No veo la hora en la que el hombre deje de hincar su rodilla ante los poderes de los que nos han hecho creer que están por encima del hombre. Ángeles y demonios pueblan nuestra tierra y libran sus batallas trayendo destrucción a todos los hogares ajenos a la Gran Contienda. Y resignados agachamos la cabeza y tapamos los ojos de nuestros hijos para que no vean la tierra que no van a heredar. Esperamos a que dos extraños salidos de los confines del universo acaben de desangrarse, de que combatan por los siglos de los siglos, pisoteen nuestros cultivos, arrasen nuestras casas y aúllen cánticos de guerra santa en los que proclaman servir a un Dios al que nunca hemos visto sudar.

Si Dios nos concedió Terra para que conviviéramos, ¿por qué permitimos que el cielo y el infierno nos invada para librar su guerra? ¿Por qué apartamos la mirada?

Porque nos han hecho creer que nosotros somos el error de esta tierra. Porque nos han metido en la cabeza que nosotros somos los pecadores por usar nuestro ingenio para sobrevivir. Porque a ti, hombre, te han marcado como ganado para servir a una Iglesia que no predica con un dios que no es humano. Porque a ti, mujer, te han considerado solo como un objeto para que del fruto de tu vientre salgan los futuros esclavos de la Iglesia. Porque nos han hecho vivir en la ignorancia cegándonos con las alas blancas de sus falsos ángeles. Porque nos han hecho arrodillarnos ante estatuas y falsos ídolos cuando los verdaderos héroes conviven entre nosotros, alimentando a algún mendigo o enseñando leer a un niño.

Y ahora, cuando llega la hora del Juicio, del extermino ¿vamos a apartar la mirada?

Apartamos la mirada y nos sometemos porque nos han hecho creer toda nuestra vida que somos un error. Un mal a extinguir. El cáncer del perfecto engranaje de una creación que no está pensada para nadie.

Vamos a demostrar que los hombres saben lo que significa ser verdaderamente Dios. Sacrificio y compasión.

No somos un error, no somos una plaga, solo somos gente descarriada a la que siempre le han dicho que necesitan ser liderados, pero que solo necesitan que les perdonen y que les enseñen. O al menos, que nos dejen aprender.

Pues si nuestro dios ordena nuestro exterminio nosotros empuñaremos el arma que nos dio para luchar: el libre albedrío.

Nosotros, hombres y mujeres, en el día de hoy, hacemos alarde de nuestro libre albedrío y decidimos en el día de hoy, levantarnos en esta tierra marchita y luchar como hombres y mujeres libres.

Somos madres, padres, hijos, guerreros, esclavos, artesanos, forjadores, músicos, artistas, prostitutas, asesinos, desgraciados, hambrientos, miserables, burgueses, ricos,  negros, blancos, amarillos. Somos un ejército de almas cuya única unión es la sangre que nos hace humanos y el estandarte del haber elegido luchar por decisión propia.

Somos los protectores de la tierra.

Y hoy plantamos cara a la tiranía del cielo y el infierno.

jueves, 13 de febrero de 2014

Quise morir para llegar a donde los versos florecen, para traerte el más bello de cuantos crecen entre los rosales espinosos, supervivientes entre la sequía de la soledad y los riegos de las lágrimas. Pero no florecía ni en el sufrimiento ni en la felicidad, no se derramaba en tinta ni se borraba a golpes. Anduve por todo tipos de lugares en su busca y encontré una extraña verdad. El mejor de los versos es el que no se escribe, ni se puede pronunciar. El más bello de los versos está sellado en tus labios, mudo, misterioso y divertido. Mis besos son la manera de intentar robártelo, para poder decirte el más bello verso que nunca habías pronunciado, pero escondías en tu corazón.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Las alas de la muerte

Se puede decir que Noxel es el paradigma de los sanadores. Una persona que siempre antepone el bienestar de los demás al suyo. Alguien a quien no le importa arriesgar su vida si con ello puede sanar otra. Y como el mejor de los curadores, cayó para darle un poco más de vida a los suyos.

Estoy seguro de que si Noxel estuviera aquí con nosotros, nos diría que fuéramos fuertes. En especial a ti, Galadriel, por quien se desvivió completamente sin esperar nada a cambio...

También nos envía una amistosa advertencia, antes de las horas oscuras. Nos ha hecho ver que hasta los que sanan pueden ser heridos y nos presagian tiempos difíciles. Estaremos preparados gracias a su sacrificio.

Algunos de vosotros, guerreros, pensaréis que la mejor muerte es morir contra el mayor de los engendros, luchando contra la injusta Iglesia o contra un enorme ejército de bandidos, en noble y heróica batalla. Pero estamos todos equivocados. La mejor muerte es la que tuvo él. No luchando para matar a nuestros enemigos, sino muriendo para proteger a los suyos.

Y así lo hizo, y así deberíamos estar dispuestos nosotros algún día cuando llegue la hora de las espadas y la pólvora.

Estoy seguro de que Noxel está ahora mismo en el Cielo...pero no le compadezcáis, pues estoy convencido de que está harto de nosotros, de tener que curarnos las heridas que nos hemos hecho por cafres y de ponernos suturas a cada una de nuestras gracias suicidas en combate. Dejémosle descansar, que haber muerto y resucitado 4 veces cansan a cualquiera, así que te mereces un buen descanso, Noxel.

Ha sido como un padre que nos ha enseñado a andar y que nos ha curado cuando hemos tropezado. Ahora es un padre ausente, que espera que sus hijos hayan aprendido a cuidarse y a saber no tropezar..

Ya no estamos bajo la sombra de sus alas. El camino es nuestro y su sacrificio nos recuerda que no debemos volver a tropezar.

Descansa en paz, no en el olvido.


Te has ganado tus alas, Noxel.

Isaac